Candidaturas españolas para los JJ.OO.

Aporta cualquier tema interesante sobre otros asuntos: cine, música, sociedad...
Responder
Valak
Stampida
Mensajes: 1889
Registrado: 18 Mar 2008, 23:03

08 Abr 2013, 12:59

Llevo un tiempo dándole muchas vueltas a las olimpiadas madrileñas, tanto que hasta uno de mis trabajos para la universidad ha tenido como tema las olimpiadas. Me ha tocado informarme sobre ellas y he visto que dan mucho que hablar, así­ que por eso he abierto este tema. Así­ que agarraos que vienen parrafadas...

Como madrileño que soy deseo unas olimpiadas en mi ciudad, unas que consigan darle más fama a la capital y así­ cada vez que pregunten a un niño del extranjero cual es la capital de España no conteste Barcelona. Pero claro, no se si fiarme cuando los que lo gestionan son nuestros amigos del PPSOE & Co.
Conociéndoles dirí­a que actúan por envidia y querer subirse al carro de Barcelona 92. Solo les importa el Madrid de escaparate y no el bienestar ciudadano, sino los barrios de Usera y Carabanchel (entre otros) no estarí­an como están. Cada dí­a más degradados.
Oculto:
Por ejemplo, en este ví­deo de Izquierda Unida muestran como está el barrio de Usera (mi barrio, por cierto): [youtube][/youtube]
(Olvidémonos de que sea de IU, please).
La inmensa mayorí­a de las reformas que ha sufrido Madrid han sido por las olimpiadas. Entre esas obras se encuentran el revestir Callao y Sol de Granito, hacer peatonales que antes no lo eran, el infame Madrid Rí­o con su playa y el carril bici del centro. Esto suena muy bien y los madrileños agradecemos el tenerlo todo tan bonito, pero nos ha endeudado muchí­simo. Si nos concedieran las olimpiadas nos endeudarí­a aún más:
“Madrid se merece unos Juegos”, aunque no pueda pagarlos
Es otro de los argumentos estrella manejados por los responsables de la candidatura madrileña a la organización de las Olimpiadas de 2020: “Madrid se merece unos Juegos”. El argumento es tan banal que no merece la pena demorarse mucho en él; nadie merece unos Juegos que no puede pagar. Sin embargo, por no dejar ninguno de los puntos de la candidatura sin explorar, analizaremos un argumento que se descompone en otros tres: el apoyo de los ciudadanos, nuestro supuesto amor por el deporte, y nuestro igualmente supuesto alto nivel deportivo.

a) Apoyo ciudadano

Aunque Madrid no es la ciudad que obtiene mejor nota en este apartado, el apoyo ciudadano a la iniciativa, al menos en la encuesta presentada por la candidatura, parece ser superior al 90% (hay otras encuestas que reducen tal porcentaje por debajo del 75%) cuando se formula la siguiente pregunta: “¿Le gustarí­a que Madrid fuera elegida sede de los Juegos Olí­mpicos de 2020?”

Serí­a interesante comprobar las respuestas si se hiciera a los ciudadanos preguntas del siguiente tenor: ¿estarí­a usted dispuesto a pagar un 10% más de IBI a cambio de obtener los Juegos? ¿Sacrificarí­a usted la recogida diaria de su basura, 6 dí­as a la semana, por la consecución de los Juegos? A los empleados municipales, por su parte, se les podrí­a consultar lo siguiente: ¿le importa que lo mandemos a la cola del paro o rebajemos su sueldo un 20% para poder costear los Juegos? En cambio, con los proveedores municipales la pregunta podrí­a variar y ser tal que así­: ¿acepta usted financiar los Juegos demorando el cobro de sus facturas durante unos años, o prefiere concedernos inmediatamente una quita del 40%?

Sin embargo, el que dos partidos polí­ticos, Unión, Progreso y Democracia (UPyD) e Izquierda Unida (IU), representados ambos en el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y el Parlamento nacional, se hayan negado esta vez a apoyar la candidatura constituye todo un signo esperanzador. Se trata de un gesto doblemente meritorio ya que sus representantes, además de hacer lo correcto, renuncian también a ágapes varios, entradas gratuitas, viajes a destinos exóticos, regalos de corbatas y otros recuerdos, comidas en restaurantes de postí­n, y todos las demás ventajas asociadas a este tipo de iniciativas públicas. Tras la decisión de UPyD e IU, la señora Botella ya no puede argumentar que “todos” los madrileños apoyan el proyecto.

b) Amor por el deporte de los españoles/madrileños

Después de la alegrí­a inicial que sin duda producirí­a la obtención por Madrid de los Juegos de 2020, ¿cuántos madrileños que figuran en ese 90% a quienes les “gustarí­a” que los Juegos se celebrasen en Madrid, dejarí­an de ir a la playa en agosto de 2020 con su familia? ¿Cuántos estarí­an dispuestos a pagar 90 euros para sentarse en la Peineta el 14 de agosto, con 33 grados a la sombra, a ver las pruebas clasificatorias de lanzamiento de martillo o de triple salto? ¿Quién acudirí­a a presenciar un partido de grupo de baloncesto entre Australia y Angola al dí­a siguiente? La realidad es que a los españoles nos gustan los deportes pero siempre que juguemos nosotros y que, además, ganemos. Sin duda, llenarí­amos el Santiago Bernabéu el dí­a en que se jugara la final de fútbol, naturalmente con España de finalista.

Existe una evidente falta de cultura entre el público en materia deportiva. Durante años las distintas Administraciones públicas han traí­do a Madrid, a cuenta del Presupuesto, innumerables campeonatos europeos y mundiales de las más variadas disciplinas en apoyo de nuestras candidaturas olí­mpicas. Casi siempre estas competiciones se han saldado con un éxito deportivo y de organización y un fracaso de público, a pesar de los esfuerzos realizados, en ocasiones con entradas realmente baratas o incluso en forma de entradas gratuitas para determinados grupos. Así­, por poner un ejemplo que concierne al deporte olí­mpico por excelencia, no llegaban a unos pocos miles los espectadores que se acercaban en el mes de julio a La Peineta o al Estadio de Vallehermoso (antes de que fuesen demolidos los dos gracias a la candidatura) a presenciar el Meeting de Atletismo de Madrid, y eso a pesar de que siempre contó con la participación de auténticas figuras de talla internacional y de todos los grandes atletas españoles. En Vallehermoso precisamente, el gran Edwin Moses perdió en 1987 su imbatibilidad en los 400 metros vallas, después de nueve años, nueve meses y nueve dí­as, ante su compatriota Danny Harris.

c) Nivel deportivo español

El meollo de los Juegos, los deportes más genuinamente olí­mpicos son el atletismo, la natación y la gimnasia, que reparten una gran parte del número total de medallas disponibles. Por distintas razones, España no destaca en ninguna de estas disciplinas y en atletismo rozamos el desastre total. Por razones que serí­a prolijo abordar aquí­, nuestro alto nivel deportivo se reduce considerablemente cuando de los deportes olí­mpicos se trata, con excepción, quizá, de aquellos que están muy profesionalizados, caso del fútbol o del baloncesto.
Fuente: http://vozpopuli.com/nacional/12854-con ... a-pagarlos


Barcelona aprovechó la ocasión para reformar urbaní­sticamente la ciudad. Recuperaron zonas y las revitalizaron. Madrid construirá una ciudad solo para las olimpiadas. Lo que significa construir un parque temático deportivo con fecha de caducidad. (Quizá no pudieramos hacerlo como Barcelona), pero aún así­ lo propuesto no deja de ser un endeudamiento de proporciones épicas.

[youtube][/youtube]

Si nos las dan disfrutarí­amos del ambiente solo lo que duren. ¿Luego que pasarí­a con las instalaciones? Quedarí­an muertas de risa. Solo se les ocurre darle el estadio al Atleti para que abandonen el Calderón y así­ terminarí­an lo que les queda de Madrid Rí­o, cosa que suena bien, pero ¿qué hay de la caja mágica, el centro de natación y demás?.

(El contenido del mensaje continua aquí­ abajo):
Última edición por Valak el 09 Sep 2013, 23:20, editado 4 veces en total.
Valak
Stampida
Mensajes: 1889
Registrado: 18 Mar 2008, 23:03

08 Abr 2013, 13:00

El argumento estrella esgrimido por los responsables de la candidatura Madrid 2020 es que: las infraestructuras necesarias para la celebración de unas eventuales Olimpiadas madrileñas se encuentran acabadas en un 80%, lo que es tanto como decir que la mayor parte del desembolso necesario para financiar el evento ya está hecho. ¿Verdad, media verdad o simple falsedad? Lo que, para empezar, llama la atención, es que esos mismos responsables no aclaren cómo han realizado el cálculo de ese mágico 80%, lo que serí­a harto sencillo publicando la lista de instalaciones existentes, con una columna anexa de “acabadas” y otra de “no acabadas”. Examinemos, en primer lugar, las no terminadas, prestando especial atención a las más importantes:

Estadio Olí­mpico. Figura como “en obras”. Se ha derribado el estadio anterior inaugurado en 1994 (7.500 millones de pesetas), conservando sólo la grada que dio pie al apodo de la “Peineta”, que se va a reutilizar para el nuevo estadio. Esta forma de actuar recuerda a lo ocurrido con el Palacio de los Deportes tras el incendio de 2001, donde también se reutilizó una de las gradas en la construcción del nuevo pabellón, lo que al final complicó técnicamente el proyecto aumentando innecesariamente los costes. Alrededor de esta grada e integrándola en el conjunto, se pretende construir la que deberí­a ser la joya del proyecto, el Estadio Olí­mpico, que nace ya, como se ve, con un cierto aire frankesteiniano.

Esta es una obra, se nos dice, que se va a realizar en cualquier caso, ya que existe un acuerdo entre Ayuntamiento y Atlético de Madrid, de diciembre de 2008, para el traslado del club al barrio de San Blas a partir de 2015. Se trata, en teorí­a, de una buena idea, ya que garantiza la utilización futura del estadio, con o sin Juegos de por medio, aunque la idea verdaderamente brillante consistirí­a en dejar al Atleti donde está, cosa que agradecerí­an sus aficionados, en lugar de construir más estadios en Madrid. En todo caso, el proyecto va a costar bastante dinero al contribuyente madrileño, ya que los ingresos procedentes de la operación urbaní­stica proyectada para costearlo en los terrenos adyacentes al antiguo Estadio Vicente Calderón no alcanzarán de ninguna manera para cubrir la construcción del nuevo coliseo. El Atleti, por supuesto, que arrastra una deuda con Hacienda y la Seguridad Social de más de 200 millones, no va a poner un duro: simplemente se va a garantizar la propiedad del futuro estadio a cambio de renunciar al Vicente Calderón.

A lo dicho hay que añadir que el castizo club madrileño se niega a jugar en un campo con pista de atletismo, a causa de la lejaní­a de los aficionados del terreno de juego. Razón por la cual, de celebrarse los Juegos en 2020, el Ayuntamiento tendrá que “elevar” el terreno de juego instalando la pista de atletismo sobre la grada baja del Estadio (¡!). Después de celebrado el evento, se volverí­a a eliminar la pista de atletismo para acercar de nuevo el césped al público. Con este cambio de “configuración”, el estadio pasarí­a de tener 75.000 a 65.000 localidades y viceversa. ¿Cuál es el sobrecoste de esta idea peregrina? Todo ello se harí­a sobre unos terrenos complicados, que son básicamente una antigua mina de sepiolita rellenada que obliga a cimentar en profundidad, lo que ya causó problemas estructurales en el antiguo estadio.

El solar abandonado del antiguo Estadio Vallehermoso

Con el objetivo de justificar que una ciudad olí­mpica como Madrid se quede sin estadio de atletismo después de unos Juegos, al Ayuntamiento no se le ocurrió otra cosa que derribar el antiguo Estadio de Vallehermoso con la intención de erigir en su lugar un moderno y coqueto estadio de 10.000 localidades (que albergarí­a pruebas de la Golden League nada menos) y que serí­a sufragado con cargo a un nuevo aparcamiento subterráneo y una flamante torre de oficinas ubicados en el mismo solar. El antiguo Vallerhermoso se acabó de derribar a principios de 2009, pero el nuevo proyecto se abandonó definitivamente en julio de 2011 por falta de financiación (no salió la cuenta de la vieja), y desde hace unos años el solar del Distrito de Chamberí­ que antaño albergó el emblema del atletismo español se encuentra desierto. Se proyecta en su lugar una instalación deportiva municipal pero sin estadio.

En resumen, si la ciudad de Madrid contaba con dos estadios de atletismo antes de ser candidata a los Juegos, ahora no dispone de ninguno, porque se han derribado los dos. Tampoco lo tendrá en el futuro después de celebrados unos hipotéticos Juegos, ya que el “Estadio Olí­mpico” se convertirá en un campo de fútbol. A Madrid le queda, eso sí­, una pista de atletismo homologada internacionalmente en Moratalaz. En vista de lo dicho, hay que lamentar que Madrid no pueda utilizar alguno de los dos Estadios Olí­mpicos sin uso que ya existen en España: el de Montjuic en Barcelona o el de la Cartuja en Sevilla. ¡Eso sí­ que serí­a ahorrar!

Centro Acuático. En la actualidad sólo se aprecia el esqueleto de hormigón de una instalación que figura en la documentación hecha pública como “en obras”. Este proyecto, ideado al inicio de la candidatura de Madrid 2012, se empezó a construir en noviembre de 2004 por la candidatura de Madrid 2016 y se paralizó después durante varios años, cuando el presupuesto del Ayuntamiento comenzó a no poder absorber tanto “proyecto estrella”. Sin entrar a valorar sus méritos arquitectónicos, el proyecto ejemplifica lo que en términos anglosajones se conoce como “elefante blanco”. El término proviene de la costumbre que los antiguos reyes de Siam tení­an de regalar uno de estos animales a los cortesanos molestos, al objeto de arruinarlos con el coste de su mantenimiento.

El Centro Acuático es, en suma, un proyecto desmedido, exagerado, con un coste de mantenimiento posterior -calentar el edificio en invierno o enfriarlo en verano- imposible de asumir por ningún presupuesto equilibrado que se precie, a causa de sus dimensiones catedralicias. Tiene, por supuesto, cubierta retráctil como la Caja Mágica. Un auténtico “muerto”, la pesadilla hecha realidad de cualquier gestor que tenga que cargar con él en el futuro. Un proyecto, además, innecesario para la natación española y madrileña, que ya cuentan con sedes importantes en el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat, Barcelona, y las instalaciones del Consejo Superior de Deportes y el Centro de Natación Mundial 86, ambas en Madrid. ¿Cuánto se lleva gastado en el Centro Acuático? ¿Cuál es su presupuesto total? ¿Existe algún proyecto de explotación del edificio posterior a los Juegos? ¿Qué ocurrirá con las obras ya iniciadas si finalmente no hay Juegos?

Hasta cuatro recintos deportivos cubiertos, más que Parí­s o NY

Pabellón de baloncesto. Madrid es la ciudad del mundo que cuenta con más recintos cubiertos multiusos, comúnmente denominados “Arenas”. Hablamos del Palacio de Vistalegre (gestión privada mediante concesión del Ayuntamiento de Madrid), con 15.000 localidades; del Palacio de los Deportes (Comunidad de Madrid, gestión externalizada), con 15.000, y del Madrid Arena (Ayuntamiento), con 10.000. A estos se ha sumado la Caja Mágica (Ayuntamiento), que dispone de tres espacios cubiertos multiusos, el mayor de ellos de casi 13.000 localidades, instalación de la que nos ocuparemos con detalle más adelante. A efectos comparativos, diremos, por ejemplo, que Nueva York y Parí­s tienen una sola “Arena” cada uno: el Madison Square Garden y Paris-Bercy (Palais Omnisports), respectivamente. Con tanto pabellón obligado a justificar alguna rentabilidad, cuanto menos social (un determinado número de espectadores al año que dé sentido a la existencia de la instalación), hemos asistido al baile de los dos equipos madrileños de baloncesto, Real Madrid y Estudiantes, yendo de uno a otro, con el consiguiente mareo de sus aficiones respectivas, al albur de las relaciones y las negociaciones entre directivos de clubes y gestores polí­ticos.

Si un dí­a ya lejano ambos clubes compartieron Vistalegre (gestionada con criterios exclusivamente profesionales), ahora se alojan en el Palacio de los Deportes, después de algún periplo accidentado por el Madrid Arena y la Caja Mágica. Desde la pura lógica de la gestión pública, la solución pasarí­a por que hubiese cuatro equipos madrileños jugando en la ACB, en lugar de dos. Así­, cada sede tendrí­a su equipo correspondiente, y tal vez incluso su subvención pertinente, de acuerdo con los usos y costumbres de este paí­s nuestro. Pero, bromas aparte y volviendo a los Juegos, desgraciadamente ninguno de los cosos madrileños mencionados es adecuado para albergar la competición olí­mpica de baloncesto, y ello por unas u otras razones.

La conclusión es que habrí­a que añadir un nuevo pabellón de aproximadamente 20.000 localidades a los ya reseñados. La idea inicial era que lo costease el Real Madrid, como futura sede de su primer equipo de baloncesto. Ahora, en cambio, se habla de transformar la plaza de toros de las Ventas en un remedo de Madison Square Garden madrileño con capacidad para 30.000 espectadores, ni más ni menos. Conociendo los requerimientos de iluminación, temperatura, prensa, etc., de una competición olí­mpica de baloncesto, esta solución parece de ciencia ficción. En todo caso, la cuestión es que los madrileños dispondrán de un nuevo pabellón (de nuevo frankesteniano si se trata de la Plaza de Toros) a añadir a los ya existentes en la ciudad. Consuela pensar que tanto el Palacio de Deportes como el Madrid Arena podrán utilizarse, eso sí­, para partidos de balonmano en unos hipotéticos Juegos.

Instalaciones por construir a base de millones

Otras instalaciones permanentes: Falta también el pabellón de Voleibol, otro de Gimnasia y un Estadio de Hockey en el Parque Olí­mpico. La candidatura ha comunicado que está pensando en utilizar construcciones ya existentes en vez de levantar otras nuevas. Todo ello habrá de verse confirmado en el dossier que se presentará dentro de unos meses. En todo caso, se construirá en el sur de la Región un canal de remo y otro de piragí¼ismo. El coste de estas nuevas instalaciones permanentes y el posterior de su mantenimiento tras la celebración de los Juegos se desconoce en estos momentos, aunque no es aventurado suponer que solo la construcción se llevará una buena partida de millones. Para terminar de contabilizar costes bajo este rubro, habrí­a que añadir a lo anterior la urbanización del Parque Olí­mpico, donde se ubica el Estadio, y el Centro de Comunicaciones, sin olvidar reformas y acondicionamientos varios de las instalaciones deportivas ya existentes.

Villa Olí­mpica: Se trata de albergar a los 15.000 deportistas que vendrán a los Juegos en apartamentos de diseño a construir al otro lado de la M-40, frente al Parque Olí­mpico. Después de los Juegos las casas se destinarí­an a viviendas sociales.

Instalaciones provisionales: Entre las instalaciones que no serán permanentes figura, por ejemplo, un velódromo cubierto ubicado en el Parque Olí­mpico. Aquí­ los costes serán menores, aunque en absoluto desdeñables.

Como se ve, pese a tener Madrid el 80% de las instalaciones terminadas, queda bastante trabajo por hacer. Lo cierto es que ninguna de las instalaciones principales que son necesarias para albergar unos Juegos están terminadas, mientras que algunas de las que sí­ lo están no son necesarias sin los Juegos.

La Caja Mágica se lleva la palma como ejemplo de lo que un gestor público responsable del dinero de los ciudadanos no deberí­a hacer en ningún caso. Si el Centro Acuático es un elefante blanco en construcción, la Caja Mágica es un elefante blanco vivito y coleando, un paquidermo de escandalosas proporciones. El Ayuntamiento se gastó más de 100 millones en reformar el antiguo Rockódromo de la Casa de Campo, rebautizado como Madrid Arena, para, a partir de 2002, albergar en otoño un torneo de tenis de pista rápida que le compró a un promotor y que resultó ser un éxito social y deportivo (económico no, pero eso se sobreentiende). Posteriormente, y con la excusa de que si construí­amos instalaciones nos darí­an los Juegos de 2016, el Ayuntamiento acometió en abril de 2006 el proyecto de la Caja Mágica con un coste final de 300 millones (dos veces y media el presupuesto inicial). Eran tiempos en que se buscaban arquitectos y proyectos de prestigio a cualquier precio, y este habí­a sido diseñado por el francés Dominique Perrault.

Una vez acabada su construcción en 2009, el torneo de tenis, reconvertido en Masters 1000 y metido con calzador en la temporada de tierra batida, se reubicó en las nuevas instalaciones de la Caja Mágica. A los atribulados contribuyentes madrileños se les vendió que el nuevo torneo se convertirí­a en el quinto Grand Slam, algo de todo punto inconcebible para cualquiera que tenga mí­nimos conocimientos tení­sticos. Además, se nos dijo que las nuevas instalaciones servirí­an como centro de tecnificación de tenis, por un lado, y se utilizarí­an para eventos de todo tipo gracias a su multifuncionalidad (gradas móviles y techos retráctiles), por otro. Más tarde, se metió, también con calzador, al Real Madrid de baloncesto (por aquello de la rentabilidad social) para disgusto de los seguidores del equipo blanco, experiencia que terminó sin mucho éxito tras temporada y media.

La Caja Mágica, el ruinoso regalo de Gallardón a Madrid

Hoy, las instalaciones se utilizan básicamente dos semanas al año para un torneo de tenis que ya no es un éxito deportivo, pagado a precio de oro a un señor antipático que, al parecer, nos tiene agarrados por el forro de la entrepierna. Parte de las de tenis se han reconvertido en pistas de pádel; el centro de tecnificación de tenis no existe, y el mantenimiento de la instalación le cuesta una fortuna a la ciudad. La Sociedad pública municipal “Madrid, Espacios y Congresos” que, junto con otras instalaciones, gestiona la Caja Mágica, corre con los gastos. El último término, el contribuyente madrileño. La última vuelta de tuerca que servirá de argumento para justificar la utilidad de la Caja Mágica es su reciente conversión en sede del equipo español HRT de Fórmula 1, que, por desgracia, no es deporte olí­mpico. Por supuesto, nunca nos dieron los Juegos de 2016, y el Madrid Arena duerme el sueño de los justos mientras acoge algunos partidos internacionales sufragados con cargo al presupuesto, a la espera de albergar encuentros de balonmano durante los Juegos de Madrid 2020.

Como se ve, muchas de las decisiones tomadas en materia de infraestructuras no han sido precisamente un modelo de buen hacer y eficiencia. ¿De qué sirve tener tantos asesores en el Ayuntamiento de Madrid si son incapaces de decirle al Alcalde que se equivoca, o si, haciéndolo, el Alcalde no les hace ningún caso? Si sumamos a lo anterior algunas actuaciones del equipo encargado de promover Madrid 2020 tales como el intento fallido de poner letra del himno nacional (con un resultado de í­nfima calidad), el criticado logo de Madrid 2020 (en el que la palabra “Madrid” parece llevar tilde y la fecha ser 20020 en lugar de 2020), la indumentaria del equipo olí­mpico español para Londres 2012 (de la que se ha dicho con mucha gracia que con ella puesta parece que nuestros atletas más que ir a ganar medallas, van a robarlas), y la elección del abanderado (saltándose el Comité Olí­mpico Español su propia norma), el panorama es cuando menos preocupante.
Fuente: http://vozpopuli.com/nacional/12778-con ... s-en-un-80

Me gustarí­a cerrar el cí­rculo Madrid-Barcelona olí­mpico siempre y cuando se haga con cabeza... pero visto lo visto tiemblo. :roll:

[youtube][/youtube]

Lamentablemente me da que este es otro tema que acaba manchado por la polí­tica. (Droga mala para mí­).

¿Qué opináis?
Avatar de Usuario
Ardilla
El vuelo del fenix
Mensajes: 1363
Registrado: 04 Abr 2007, 08:20

08 Abr 2013, 17:34

que japón con Doraemon lo tienen mejor para salir elegida xD

en verdad me da igual cual sea la elegida, pero bueno, tal y como estan las cosas hoy en dí­a, se acabaran gastando más dinero de lo necesario en dejarlo bonito para luego, a lo mejor (y muy probable), no salir elegida. les interesa más unos juegos para aquí­ 7 años que arreglar la que tenemos montada... ya veo las prioridades de algunos...
hasta que no mejoren las cosas, que se dejen de tonterias...

añado: a lo que mencionaste de que si se celebraran y despues de eso, que? pues mira, seguramente pasaria como el estadio que tuvieron en sus juegos los griegos, abandonado y echo polvo...
Avatar de Usuario
Cpa
SynKope
Mensajes: 1324
Registrado: 30 Abr 2012, 16:58

08 Abr 2013, 18:40

Yo, realmente pienso que si se deben hacen unos JJOO es porque se tiene el dinero suficiente, no por recortar un poquito de aquí­ y un poquito de allá, como seguro que pasará. Primero, creo que se deberí­a plantear en qué se basará la economí­a española desde a partir de ahora, dejar de depender del turismo y la construcción y apostar por el sector secundario y el I+D+i...
También dicen que generará riqueza ya que el gasto de los turistas, atletas y demás durante un mes entero... puede, pero todos esos empleos creados sólo servirán para un mes y en septiembre, otra vez para la cola del paro. ¿A demás, quien sabe lo que pasará dentro de 7 años? Y si la economí­a española se seguirá sustentando a la construcción y turismo, apaga y vamonos ya que todo el mundo ha visto como ha acabado todo: Pan para hoy y hambre para mañana...
En fin, no se como acabará esto, pero la competencia es Tokio y Estambul...
Avatar de Usuario
Ardilla
El vuelo del fenix
Mensajes: 1363
Registrado: 04 Abr 2007, 08:20

09 Abr 2013, 13:51

pas sebas 12# escribió:por mi que se peguen el ostiazo de su vida y que se dejen de subnormaladas joder! no hay dinero para las farmacias , eduacion etc.... pues no hay dinero para las puñeteras olimpiadas.

HE DICHO :cafe
exacto, lo malo de este paí­s es que intenta aparentar lo que no es, me explico poniendo un ejemplo sobre productos:
porque vender cosas al precio de otros paí­ses cuando aquí­ se cobra casi la mitad de su salario mí­nimo? aquí­ nuestro salario mí­nimo es de 645€ (aproximadamente), cuando en otros paí­ses no bajan de los 1000. y si llegas a cobrar 1000€ en la época en la que estamos ya eres "rico". pues dicho lo dicho, menos tonterí­as con JJOO y más abaratamiento de las cosas para fomentar el consumo (si es que no tienen la intención de subir los sueldos...)
Avatar de Usuario
Jota =)
Rápidos del Orinoco
Mensajes: 158
Registrado: 04 Ago 2011, 19:08

09 Abr 2013, 16:24

Ardilla escribió:
pas sebas 12# escribió:por mi que se peguen el ostiazo de su vida y que se dejen de subnormaladas joder! no hay dinero para las farmacias , eduacion etc.... pues no hay dinero para las puñeteras olimpiadas.

HE DICHO :cafe
exacto, lo malo de este paí­s es que intenta aparentar lo que no es, me explico poniendo un ejemplo sobre productos:
porque vender cosas al precio de otros paí­ses cuando aquí­ se cobra casi la mitad de su salario mí­nimo? aquí­ nuestro salario mí­nimo es de 645€ (aproximadamente), cuando en otros paí­ses no bajan de los 1000. y si llegas a cobrar 1000€ en la época en la que estamos ya eres "rico". pues dicho lo dicho, menos tonterí­as con JJOO y más abaratamiento de las cosas para fomentar el consumo (si es que no tienen la intención de subir los sueldos...)
Y en estos dos mensajes, las cosas han quedado más claras que el agua de un rí­o.
Chipskoa
Alucinakis
Mensajes: 58
Registrado: 09 Ago 2012, 00:00

11 Abr 2013, 11:02

Otra vez con las olimpiadas de Madrid ? :lol :lol Madre mia que mania tienen algunos con tirar el dinero en tiempos de crisis :facepalm :facepalm la gente está fatal... Con toda la necesidad y crisis que hay y se volveran a gastar un pastizal en hacer una campaña para los juegos como hicieron en 2012 y 2016 y siempre acabó igual, dándose contra un muro :cabezon la peña no escarmienta, lo jodido es que lo pagan con dinero de todos... Por mucho que digan que ya esta casi todo construido y todo es una animalada que, tal y como esta el pais, se gasten el dinero en estos atolladeros :cafe lo peor es que a la gente se la suda que tiren el dinero asi :facepalm
Avatar de Usuario
geor3000
Angkor
Mensajes: 815
Registrado: 26 Mar 2010, 13:00

12 Abr 2013, 02:29

Chipskoa escribió:Otra vez con las olimpiadas de Madrid ? :lol :lol Madre mia que mania tienen algunos con tirar el dinero en tiempos de crisis :facepalm :facepalm la gente está fatal... Con toda la necesidad y crisis que hay y se volveran a gastar un pastizal en hacer una campaña para los juegos como hicieron en 2012 y 2016 y siempre acabó igual, dándose contra un muro :cabezon la peña no escarmienta, lo jodido es que lo pagan con dinero de todos... Por mucho que digan que ya esta casi todo construido y todo es una animalada que, tal y como esta el pais, se gasten el dinero en estos atolladeros :cafe lo peor es que a la gente se la suda que tiren el dinero asi :facepalm
En este caso he de decir que unas olimpiadas a españa le vendrí­an bien y no es el dinero gastado, es el dinero obtenido que triplica a lo gastado, así­ que...
Avatar de Usuario
terramiticafans
Silver River Flume
Mensajes: 464
Registrado: 17 Oct 2012, 22:02

12 Abr 2013, 11:33

^+1 Creo que a la larga es una buena inversión :wink:
Valak
Stampida
Mensajes: 1889
Registrado: 18 Mar 2008, 23:03

12 Abr 2013, 13:01

geor3000 escribió: En este caso he de decir que unas olimpiadas a españa le vendrí­an bien y no es el dinero gastado, es el dinero obtenido que triplica a lo gastado, así­ que...
Pontrex escribió:^+1 Creo que a la larga es una buena inversión :wink:
Mmm... yo dirí­a que no.
¿Son los Juegos Olí­mpicos un factor de regeneración económica?

Asumiendo que a través de este argumento parece filtrarse la teorí­a económica que predica la necesidad de aumentar el gasto público en tiempos de crisis para reactivar la economí­a, nos encontramos, sin embargo, con una aparente contradicción: si las infraestructuras están terminadas en un 80%, como asegura la propia candidatura madrileña, ¿de qué manera podrí­an los Juegos ayudar a España a superar su crisis? Lo más sencillo serí­a que la candidatura hiciera públicos los estudios económicos que obren en su poder y avalen sus tesis, para someterlos a la crí­tica de los expertos. Esperemos expectantes, aunque sentados, y entretanto avancemos algunas consideraciones.

En primer lugar, ese 80% de instalaciones terminadas precisa de algún tipo de explicación. A la espera de que el Ayuntamiento que preside la señora Botella aclare la cuestión, lo más seguro es que se requieran inversiones en infraestructuras olí­mpicas en el entorno de los 2.000/2.500 millones (sin contar las inevitables desviaciones). Evidentemente, estas inversiones crearán puestos de trabajo en el sector de la construcción y afines durante unos años; mejorarán las cuentas de resultados de las empresas que ganen los contratos, y afectarán positivamente, al menos a primera vista, al crecimiento económico madrileño. Sin embargo, al tratarse de inversiones no productivas, es muy dudoso que el gasto en infraestructuras deportivas no necesarias, en viviendas de protección oficial (Villa Olí­mpica) o en más oficinas (Centro de Comunicación), pueda ayudar a España, siquiera un poco, a salir de la crisis en un mercado inmobiliario saturado y a la baja como es el nuestro. Las construcciones planeadas incrementarán nuestra deuda pública sin ofrecer retorno económico alguno, más bien lo contrario, ya que muchas de estas instalaciones supondrán una losa económica importante para las administraciones públicas encargadas de mantenerlas y darles uso.

La inversión que nos ayudarí­a a salir de la crisis ya está hecha, y la que queda por hacer engordarí­a la deuda.
En realidad, el ahorro de la candidatura madrileña en este capí­tulo no lo es tanto en infraestructuras deportivas o estrictamente olí­mpicas como en todas las demás. Madrid es posiblemente una de las ciudades del mundo mejor dotadas en infraestructuras de todo tipo. Dispone ya de un aeropuerto de la máxima categorí­a; de numerosas autopistas, tanto de circunvalación como radiales; de una de las mejores redes de transporte público integrado del mundo, en la que destaca su magní­fico Metro; de conexiones ferroviarias de alta velocidad, y de infraestructuras hospitalarias y hoteleras de primer nivel. Contrariamente a otras organizadoras, como Atenas en su momento o Rí­o de Janeiro ahora, no es necesario realizar este tipo de inversiones porque ya están hechas. Madrid ha realizado incluso obras de regeneración urbaní­stica tí­picamente olí­mpicas y no estrictamente necesarias, caso del Proyecto Madrid Rí­o, antes de obtener los Juegos. Que todo este trabajo ya esté realizado no significa, sin embargo, que se trate de “ahorros” a futuro, ya que muchas de estas infraestructuras y obras están aún por pagar y computan en la deuda de nuestras administraciones. En suma, la inversión que podrí­a ayudar a España a salir de la crisis ya está hecha (a veces, para desgracia nuestra), y la que queda por hacer (del tipo “Plan E”), sólo conseguirá aumentar nuestra deuda, pero no nos ayudará a salir del atolladero.

Un aumento de turistas extranjeros durante los Juegos tampoco nos sacará del embrollo. Hay que recordar que España ya es una potencia turí­stica que recibe a más de 50 millones de visitantes al año, de los cuales varios millones pasan por Madrid. Sin duda, hoteles, restaurantes y el sector servicios en general de la capital se beneficiarí­a de los Juegos. Pero el aumento de actividad que pueda suponer un evento de tres semanas en las cifras antes mencionadas no cambiarí­a el destino económico del paí­s. Incluso es posible que lo que se gane por un lado, acabe perdiéndose por otro, como le está ocurriendo a Londres. Fuera del sector de la construcción, los empleos que se creen estarán mayoritariamente concentrados cerca de las fechas de celebración del evento olí­mpico y, en su mayorí­a, desaparecerán tras él. En cuanto a la marca Madrid, ya está suficientemente representada por otras iniciativas e instituciones (caso del Real Madrid) sin necesidad de Juegos y a un precio mucho más económico. Por poner un ejemplo, el retorno por euro invertido de un evento como las Jornadas Mundiales de la Juventud celebradas en la capital en el verano de 2011 es mucho mayor que el que puede obtenerse en unos Juegos. Antes que embarcarse en esta aventura, saldrí­a más barato invitar a un millón de extranjeros a venir a Madrid regalándoles 1.000 euros a cada uno.

Londres espera un déficit de al menos 4.000 millones

A estas alturas ya sabemos que los Juegos de Atenas de 2004 no sirvieron a Grecia para eludir ninguna crisis, ni mejoraron su competitividad. Podemos sospechar, en cambio, que una parte importante de su enorme deuda pública tuvo su origen en la organización del evento olí­mpico. Londres, por su parte, espera un déficit de al menos 4.000 millones, y a otras sedes anteriores tampoco les fue mucho mejor. Madrid dice querer organizar unos Juegos económicos pero, no nos engañemos, al COI no le gustan los Juegos austeros. No está en su naturaleza. La última candidatura que trató de ajustarse a su presupuesto y realizar una gestión profesional de ingresos y gastos fue Atlanta 96, motivo por el cual fue muy criticada y tachada de “cutre”. Francamente, no vemos a nuestros polí­ticos, sean nacionales o autonómicos, luchando a brazo partido por el presupuesto como lo hicieron sus colegas norteamericanos de Atlanta en 1996.

Saldrí­a más barato invitar a un millón de extranjeros a venir a Madrid regalándoles 1.000 euros a cada uno.
Además de las inversiones en infraestructuras que la Administración española tendrá que sufragar con cargo a la deuda pública, más deuda, el presupuesto del Comité Organizador (llamado “COJO”) no será inferior, tirando muy por lo bajo, a otros 2.000 millones. Los presupuestos, ya se sabe, pueden fallar por dos sitios: por las partidas de gasto o las de los ingresos. Los presupuestos públicos suelen hacerlo por ambos lados a un tiempo. La previsión de ingresos, en efecto, suele pecar de optimista en exceso (en este caso, patrocinios, venta de entradas, etc.), mientras que la expectativa de gastos (operaciones, ceremonias de inauguración y clausura, publicidad, etc.) lo hace de conservadora y poco previsora. El resultado, por tanto, suele ser un déficit más o menos grande del que se hace responsable solidario el Estado, según las condiciones impuestas por el COI. A todos estos gastos habrá que sumar costes adicionales como la seguridad, un nuevo Plan ADO durante muchos años y la celebración de eventos internacionales como prueba de cara a 2020, entre otros.

En un momento en que la calificación de la deuda pública española roza la del bono basura y la deuda del sector público se acerca al 100% de nuestro PIB, puede resultar un ejercicio sumamente excitante el ver de qué manera logrará España obtener los recursos necesarios para financiar pabellones y canales de remo, y cubrir el déficit del presupuesto del COJO. Aunque se trate “sólo” de unas décimas de nuestro PIB, la tarea se antoja bastante complicada. En realidad, sólo si conseguimos salir de la crisis lograremos los recursos para pagar los Juegos, y no a la inversa. Y si lo consiguiéramos en pocos años, lo que es mucho suponer dada la situación actual, ¿a qué renunciaremos a cambio de tener más estadios y una fiesta de tres semanas en Madrid? ¿Aceptará el resto del paí­s, exigido por toda clase de recortes, un nuevo “Plan E” exclusivamente para Madrid, es decir, un “Plan M”?

Madrid necesitará ayuda del Estado para hacer frente a su deuda

En el fondo de todos estos argumentos subyace el hecho de que Madrid, junto a Cataluña, es la única Comunidad que, de manera significativa, es contribuyente neta al presupuesto nacional. Quizás se piense que un gasto de unos cuantos miles de millones invertidos en la capital estarí­an justificados por la contribución que Madrid hace al resto de España cada año. Sin embargo, como se ha indicado más arriba, Madrid ha obtenido ya todas las obras básicas de infraestructuras que necesitaba, no siendo incluso descartable que en un futuro cercano el Estado tenga que venir en ayuda de la ciudad para hacer frente a su ingente deuda de 8.000 millones (el doble que el resto de las ciudades españolas juntas).

En realidad, sólo si logramos salir de la crisis conseguiremos los recursos para pagar los Juegos, y no a la inversa.
En estas circunstancias, no parece razonable seguir aumentando la deuda municipal. Asusta pensar que Madrid pueda estar inmersa en una especie de huida hacia adelante del tipo “no importa lo que haga: soy tan importante que ya acudirán a rescatarme cuando sea menester”. En términos de ejemplaridad, será complicado exigir a otras Comunidades Autónomas que afronten los sacrificios exigidos si Madrid se empecinara en dilapidar varios miles de millones en una actividad superflua y en el peor momento posible. Por poner sólo un ejemplo deportivo, ¿por qué habrí­a de renunciar Valencia a organizar cada año su Gran Premio de Fórmula 1 y alternarse con Montmeló? Seguro que el Gran Premio de Valencia también atrae turistas y contribuye a reforzar la marca Valencia.

Los Juegos se han transformado en un evento tan caro, con tantos participantes y tantos deportes, que hoy sólo están al alcance de unos pocos paí­ses con capacidad y medios económicos bastantes para organizarlos. Con las naciones occidentales, principalmente los Estados Unidos y la Unión Europea, perdiendo importancia económica relativa, otras naciones, entre las que destacan los llamados BRIC (Brasil, Rusia, India y China), están tomando el relevo. Y éstos son los que pujan ahora con más fuerza por esta clase de eventos deportivos. Como sabemos, con sus Juegos de 2008 China se presentó al mundo como la próxima potencia hegemónica del planeta. Brasil, además del Mundial de fútbol de 2014, organizará también los Juegos en 2016 como potencia latinoamericana y actor internacional con ambiciones globales. Rusia, que nunca ha dejado de ser una potencia polí­tica, acogerá en 2018 los Juegos de invierno y el Mundial de fútbol, a lomos de unos precios de sus materias primas energéticas que no dejan de crecer.

Por los Juegos compiten paí­ses de gran potencial económico

Sudáfrica, lí­der africano y una de las pocas democracias estables en el continente, organizó el Mundial de fútbol de 2010. India acaba de albergar, aunque sin mucho éxito organizativo, los Juegos de la Commonwealth en 2010 y los mundiales de Cricket en 2011, y se prepara ya para retos mayores. Catar, que ya ha obtenido los Mundiales de fútbol de 2022, y Azerbaiyán, sentados ambos sobre reservas inmensas de petróleo, son también contendientes de futuro en la carrera olí­mpica. Son paí­ses, todos ellos, que desde hace años crecen a un ritmo que en España no podemos ni imaginar y que desean presentarse ante el mundo como actores con los que hay que contar. Los Juegos (y los Mundiales de fútbol) son para ellos la carta de presentación y el reto organizativo que hay que superar para obtener a escala global esa respetabilidad que solo el gran dinero puede comprar.

Londres, una megalópolis que vive de su apertura al mundo, se presenta como un caso aparte. El valor añadido per cápita en Londres es el 175% del que disfruta el Reino Unido en su conjunto, lo que se traduce en que la capital británica subvenciona al resto del paí­s con 19.000 millones de euros al año. El déficit estimado de al menos 4.000 millones (que va a asumir en su mayorí­a la propia ciudad) es algo que la gran urbe se puede permitir. El Reino Unido, cuarta economí­a mundial, ha registrado, por cierto, un retroceso de su PIB del 0,7% en el segundo trimestre del año en curso. Un optimista, tal vez incluso la señora alcaldesa de Madrid, dirí­a que el “efecto” de los Juegos empezará a notarse más adelante.

No es, concluimos, el supuesto desarrollo económico que traen aparejado los Juegos lo que impulsa a una ciudad y un paí­s a solicitarlos. Además del interés por poner en valor una ciudad, las Olimpiadas se han convertido, junto al otro gran evento de alcance planetario, el Mundial de fútbol, en una gigantesca operación de mercadotecnia para aquellos que pueden costearla, con el objetivo de presentar sus credenciales de forma contundente en la escena global y ante su propia opinión pública. Aunque los Juegos se piden por y para una ciudad, los elementos de todo tipo que implica su organización trascienden con mucho al ámbito municipal. En consecuencia, los Juegos deben ser también un proyecto de Estado.



Juan Antonio Escudero, ex gerente del Instituto Madrileño del Deporte (Comunidad de Madrid).
Fuente: http://vozpopuli.com/nacional/12703-con ... -crisis-ii


Resumiendo para que el vago que no quiera leer:
Estas olimpiadas no son un proyecto de estado. Endeudarí­an aún más a la ciudad. Al Estado le tocarí­a hacerse cargo del muerto. Además de que no tienen apoyo popular masivo.
Los polí­ticos de Madrid tienen envidia de Barcelona 92 y quieren subirse al carro. Es otro caso más de culo veo culo quiero.
Estambul necesita más las olimpiadas que Madrid o Tokio para crecer. Madrid ya tiene infraestructuras y Estambul no.
Solo se podrí­a hacer frente si España no tuviera crisis.

Y aquí­ os dejo una foto del supuesto futuro Anillo olí­mpico madrileño que actualmente es un macro descampado con una grada llena de grúas.Imagen
Avatar de Usuario
terramiticafans
Silver River Flume
Mensajes: 464
Registrado: 17 Oct 2012, 22:02

12 Abr 2013, 13:55

¿A caso sabeis los trabajos que eso genera? Aunque sean temporales... :sorpresa
Valak
Stampida
Mensajes: 1889
Registrado: 18 Mar 2008, 23:03

12 Abr 2013, 14:10

Pontrex escribió:¿A caso sabeis los trabajos que eso genera? Aunque sean temporales... :sorpresa
Con este comentario demuestras que no has leí­do nada de lo que he citado antes.
Viejo escribió: Sin duda, hoteles, restaurantes y el sector servicios en general de la capital se beneficiarí­a de los Juegos. Pero el aumento de actividad que pueda suponer un evento de tres semanas en las cifras antes mencionadas no cambiarí­a el destino económico del paí­s. Incluso es posible que lo que se gane por un lado, acabe perdiéndose por otro, como le está ocurriendo a Londres.
Avatar de Usuario
Paco_333
Alucinakis
Mensajes: 59
Registrado: 02 Jun 2011, 11:57

12 Abr 2013, 14:12

Pontrex escribió:¿A caso sabeis los trabajos que eso genera? Aunque sean temporales... :sorpresa
Claaaaro ¿Para que invertir manteniendo y mejorando hospitales y escuelas pudiendo construir una villa olimpica? :facepalm
Responder